“Muslamen”, “bocata”, “dedocracia”, “maromo” o “maciza” son algunos de los términos que acuñó el humorista gráfico “Forges” a través de sus viñetas en “El País”. Hoy, sin embargo, estas palabras forman parte del patrimonio lingüístico de todos los hispanohablantes.

En este sentido, la radio también ha hecho sus aportaciones idiomáticas. El programa “No es un día cualquiera” de Radio Nacional de España (RNE), entonces presentado por la periodista Pepa Fernández, bautizó hace años como “escuchante” al oyente y este hecho, entre otros, explica que su uso se haya extendido -fundamentalmente entre la audiencia de este espacio- y que aparezca en la vigesimotercera edición del Diccionario de la lengua española.

De acuerdo con esto, “Moderdonia”, “moñeco”, “pachacho” o “samanté” son palabras neonatas que han surgido al abrigo de un fenómeno, al menos en España, ciertamente emergente: el podcasting. Estas creaciones lingüísticas carecen de significado para quienes no escuchan los pódcast de “La Vida Moderna” y “Nadie sabe nada”, respectivamente, pero tienen claras acepciones para los seguidores de estos programas de humor de “Cadena SER”.  La creatividad ha permitido que estas tres iniciativas mediáticas hayan parido nuevos vocablos con la finalidad de configurar un universo cómplice, intimista, personal, cercano y mágico de uso compartido para locutores y receptores.

Por eso, en la Escuela de Radio y Pódcast de la UMH vamos a explicarte cómo has de transformar una idea, una historia o una noticia en un pódcast que trascienda, qué elementos narrativos ha de tener el guion de tu pieza sonora, de qué modo se ha de conjugar la voz con otros elementos sonoros para hacer un producto envolvente, pero, también, te daremos las claves para crear una comunidad alrededor de tu pódcast, así que prepárate para aprender cómo puedes promover el engagement entre quienes aún no te escuchan.
¡Ponte los auriculares, que empezamos!